Todas las noticias del Universo Marvel y Star Wars

Detalles del rodaje de Ghost Rider: Espíritu de Venganza

Una de las características principales de Ghost Rider: Espíritu de Venganza es que no será una gran producción generada en su mayor parte por ordenador. Independientemente de que las primeras críticas no sean del todo favorables, ese hecho es loable, y no es malo albergar esperanzas de que la película sea finalmente divertida o entretenida.

Pero yendo al grano, el hecho de que hayan optado por más realismo en lugar de tener demasiadas escenas generadas por ordenador, ha obligado a tener localizaciones reales en lugar de un estudio, o a usar ciertos objetos en lugar de generarlos en post-producción. Gracias a un artículo publicado por Superherohype después de una visita al set de rodaje, podemos saber algunos detalles internos de la película.

La moto del Motorista Fantasma

Para tener más libertad con las escenas en moto decidieron usar una Yamaha VMax 1700, y el coste de todas las Yamahas adquiridas para la película tuvo un coste de 20.000 euros (cada una). Esta moto es de muy alta categoría, pesada pero que aún da la sensación de ser compacta.

Dos de las motos se usaron mucho como la moto de Blaze, y otras dos se modificaron para ser la nueva Moto Infernal del Motorista Fantasma. Para las últimas partieron de una versión de la chopper vista en los cómics y en la anterior película, y después la modificaron drásticamente, pintándola de negro con mucha goma y cuero fundido para que pareciera que estaba cubierta de alquitrán o como dijo King, ‘Es como algo salido de las llamas del infierno’. Tuvieron un tiempo limitado para crear la nueva Moto Infernal pero será mejorada con efectos especiales después. Como eran demasiado caras, no usaron las VMax para las escenas arriesgadas, y en su lugar arreglaron una Kawasaki KX3 para que se pareciera a la moto del Motorista Fantasma.

Nuevos trajes para la película

La diseñadora de trajes Bojana Nikotovic nos invitó a su remolque para que viéramos alguna de la ropa que hizo para el rodaje, incluyendo la chaqueta de cuero, los pantalones y las botas de Johnny Blaze, que son esencialmente las mismas de antes pero han sido envejecidas y gastadas para que parezcan que han estado en la carretera durante años. Cuando se transforma en el Motorista Fantasma, esa cazadora de cuero se pinta para que parezca que está ardiendo de una forma similar a la Moto Infernal, y también le ponen aceite para que parezca más brillante.

El departamento de maquillaje

Pasamos por la sesión de maquillaje de silicona de Johnny Whitworth después de que su personaje fuera bendecido por el diablo, algo que cubre toda su cabeza, brazos y pecho, algo que se verá cuando sus ropas se desgasten. El equipo de Jason, que solo estaba formado por ocho personas en sus grandes días de cientos de extras, también sintió la prisa de una producción que tenía que rodar muy rápidamente, intentando hacer pruebas de maquillaje antes de que todo el mundo se fuera a Rumanía, aunque los cineastas pensaron que el maquillaje original de Apagón le hacía parecer demasiado a un zombi. Aunque había elementos para el personaje sacados de los cómics, para la mayor parte crearon su propia visión del personaje, así que nada de su coleta ni su aversión vampírica a la luz del sol.

Jason nos mostró unas pocas de las últimas fases del maquillaje de Ciaran Hind como el  Diablo, en las que vimos que tenía un vaso sanguíneo quemado en su ojo y no se parecía casi nada al actor. Nos dijeron que lleva maquillaje durante toda la película y solo parece él mismo en un flashback con una versión más joven del personaje. Todo su maquillaje sería embellecido más tarde mediante efectos visuales pero claramente pasaron mucho tiempo haciendo que pudiera ser práctico. Aunque la producción acelerada fue un problema, su mayor reto fue sorprendentemente tratar con las aduanas de Rumanía y Turquía, que se quedaron con la mayoría de sus suministros.

Escena del exorcismo

‘Sin Zarathos, no tenemos ninguna oportunidad contra Roarke’, le dice el Moreau de Elba a Blaze mientras le guía por un túnel.

‘Pensaba que se suponía que tenías fe’, responde Cage.

‘Pero también deberíamos tener armas’, dice Moreau mientras entran en la armería.

‘Armas y alcohol, menudo sacerdote. Estás empezando a gustarme’, bromea Cage, aunque en un par de tomas respondía, ‘Asquerosos sacerdotes’.

Aunque la escena que vimos era inocua, Arad y Taylor adelantaron una escena de un exorcismo  que iba a ser rodado en una parte diferente de las cuevas durante el tiempo que estuvimos allí, aunque claro, implicaba muchos spoilers importantes de la trama y no querían que los viésemos.

‘Bueno, esta escena de exorcismo va a ser excelente. Rodamos la mitad esta mañana y la otra al final del día, pero estamos realmente satisfechos’, aquí Taylor hizo una pausa para pensar en la mejor manera de continuar. ‘Hay como dos versiones diferentes de Nicolas Cage. Está el Cage mainstream y luego el Cage que le echa pelotas, y definitivamente estamos dando la bienvenida al demonio. La interpretación que estamos consiguiendo de Cage va a ser una de esas interpretaciones épicas de Nic Cage de las que la gente va a hablar’.