Todas las noticias del Universo Marvel

[Artículo] X-Men: Primera Generación, ¿original o adaptación?

Ahora está más de moda que nunca ya que apenas faltan unas horas para que X-Men: Primera Generación se estrene en España (y en otros países). Pero ¿está la película basada en algún concepto ya existente o solo han cogido los personajes e ideas sueltas y se han sacado de la manga otra película de mutantes? Muchos de vosotros ya tendréis respuesta para esta pregunta, pero otros no, y por ello voy a explicaros un poco de qué va el tema.

Técnicamente, el concepto de X-Men: Primera Generación está basado en los cómics X-Men: First Class, creados por Jeff Parker (guión) y Roger Cruz (dibujos) allá por septiembre de 2006. De hecho, en inglés la película se titula igual, pero mientras que en España el cómic (publicado por Panini) se tradujo como X-Men: Primera Clase, por alguna razón desconocida a la película la han llamado X-Men: Primera Generación. Supongo que creerán que es un nombre más atractivo o comercial.

Básicamente, los cómics en sí se centran en los primeros años de la Patrulla X, formada por aquel entonces por Cíclope, Bestia, Ángel, Hombre de Hielo, Jean Grey y el Profesor X. Sin embargo, no faltan las apariciones estelares de otros personajes, y así se puede uno encontrar con el Lagarto, Mercurio, la Bruja Escarlata, el Hombre-Cosa, Gorilla-Man, Dr. Extraño, la Mujer Invisible, Thor, etc.

El cómic se publicó de forma mensual durante algo menos de tres años, con una serie limitada de 8 números que hizo de volumen 1 entre septiembre de 2006 y abril de 2007, a la que le siguió el mes siguiente un número especial en forma de one-shot. Un mes después, en junio de 2007, comenzó a publicarse un volumen 2, que fue una serie regular que duró 16 números, hasta noviembre de 2008, y a la que le siguió un especial llamado Giant Size X-Men: First Class Nº 1, publicado ese mismo mes. Pocos meses después, en febrero de 2009, se lanzó el primer número del volumen 3, una miniserie de 4 números llamada X-Men: First Class Finals, que duró hasta mayo.

Pero la cosa no quedó ahí, porque poco después, en agosto de 2009, marvel lanzó otro número especial, el Giant Size Uncanny X-Men: First Class Nº 1, donde se recuperaban los personajes presentados por primera vez en el Giant Sized X-Men Nº 1 original, como Rondador Nocturno, Lobezno, Coloso, Banshee o Tormenta. A este especial le siguió en septiembre una miniserie de 8 números llamada Uncanny X-Men: First Class, cuyo último capítulo se publicó en agosto de 2010.

El caso es que esta nueva “línea” de recuperar las versiones de antaño de los mutantes más famosos, y contar historias inéditas de sus primeros años tuvo éxito, y Marvel no quiso dejar pasar la oportunidad. Por ello, aprovechó la idea para otras series, publicando en 2009 la miniserie de 3 números Weapon X: First Class, el especial Weapon X: First Class Gambit Nº 1 y la serie regular (que aún se sigue publicando) Wolverine: First Class.

Y dicho todo esto, ¿qué tiene que ver la película con los cómics? Pues más allá del nombre prácticamente nada. En Fox decidieron que era mejor hacer una precuela que una secuela, y cogiendo las ideas de la que en su día iba a ser una película sobre los orígenes de Magneto, decidieron que no estaba mal de todo contar el inicio de la relación entre el Amo del Magnetismo y Charles Xavier, y ya de paso el de otros mutantes.

Pero como ya sabréis, ni la historia de la película es como la de los cómics, ni los mutantes que aparecen son los mismos. Alguno coincide, pero ni siquiera se respeta su trasfondo. Siendo puristas, y dejando la historia casi totalmente inventada aparte, es inexplicable, por ejemplo (y contraproducente con la trilogía de películas original) la transformación de la Bestia, que Moira MacTaggert trabaje para la C.I.A., o las presencias del hermano pequeño de Cíclope, Havok, y del padre de Rondador Nocturno, Azazel (“queremos a Rondador, pero ya salió en otra película, así que pongamos a uno que se le parezca”). Tampoco vienen muy a cuento las presencias de Ángel o Darwin, personajes bastante recientes en los cómics, o la de Marea (Riptide). Lo que sí que podría pasar es el tema del Club del Fuego Infernal, donde no pueden faltar Shaw y Emma Frost, pero vamos, que fiel a los cómics no es.

Sea lo que fuere, parece que el origen de la Patrulla X en el universo cinemátográfico es el de X-Men: Primera Generación y no hay más vuelta de hoja. Eso sí, según las críticas publicadas hasta ahora, todo esto no va a ser ningún impedimento para que podamos disfrutar de una buena película con nuestros personajes favoritos. Mañana saldremos de dudas.

X-Men: Primera Generación