Todas las noticias del Universo Marvel

Entrevistas a Kevin Bacon y respuestas a preguntas de los fans de X-Men: Primera Generación

Por un lado tenemos a Kevin Bacon, que interpreta a Sebastian Shaw en X-Men: Primera Generación, en una entrevista para MTV junto a January Jones (Emma Frost) en la que habla de la relación de sus dos personajes y de la influencia de James Bond.

Se están enamorando, y están teniendo relaciones sexuales, y están enfadados y se emborrachan y actúan como críos y crecen y aprenden cosas. Si sacas todos esos efectos fuera de la película, aún así tienes la base para una historia entretenida y fascinante.

Esta es la primera vez que he pensado en Bond. Pero sí que se parece un poco. Ya sabes, me encantan esas películas y crecí con ellas. Fueron muy, muy influyentes en mi como niño. Si algo se parece a Bond, fue sin querer.

Por otro lado, tenemos las respuestas de Bacon a varias preguntas formuladas por los fans como parte de la iniciativa X-Pert.

– ¿En qué se parece tu versión de Sebastian Shaw a la de los cómics?

La principal diferencia entre Shaw en los cómics y el personaje que interpreto yo es su aspecto, físicamente no tiene nada que ver conmigo. Pero la esencia del personaje de los cómics está ahí. Lo basé directamente en todos los cómics que leí.

– Has interpretado muchos papeles interesantes y diversos en tu carrera. ¿Qué es lo que hizo que te decidieras por un papel como el de Shaw?

Fue una decisión muy rápida. Me encantó el guión, quería trabajar con Matthew Vaughn, era una gran oportunidad y el reparto era muy fuerte.

– Junto con Magneto, Shaw es uno de los villanos más interesantes del Universo X, pero hasta ahora el personaje no había sido explorado en las películas. ¿Has hecho del papel algo tuyo?

Shaw es complejo, y su trasfondo es fascinante. Y es un manipulador. Una pieza específica de dirección de Matthew Vaughn realmente definió al personaje para mi: Shaw puede cambiar quién es dependiendo de con quién esté tratando. Tiene esa clase de habilidades de comunicación personal. Eso lo hizo divertido de interpretar. En una escena puede ser un alemán, en otra un ruso.

– ¿Cuánto investigaste para prepararte para el papel?

Lo primero que ocurre es que Marvel te da un montó de todo lo que se ha escrito durante los años sobre tu personaje en pantalla. Ese es un gran punto de partida. Y después amplías desde ahí.

– ¿Qué o quién fue la mayor influencia para ti al interpretar este papel?

Vi a Shaw como una combinación de Hugh Hefner, Donald Trump y Ted Turner. Por supuesto, no quiero decir que esos caballeros sean malvados…

– ¿Quién es tu personaje favorito del Universo X-Men?

Lobezno, es un tipo de antihéroe fascinante.

– En los cómics, Sebastian es muy físico y lucha a menudo. ¿Veremos a Shaw en combate en la película?

Esta es de hecho una de las películas con menos escenas peligrosas que he hecho nunca. Shaw es muy poderoso, solo tiene que chasquear los dedos para infringir un gran daño.

– ¿Eres como Shaw, en el sentido de que después de que te golpeen te haces más fuerte?

Por supuesto, me quedaré con eso.

– ¿Hay líos románticos entre Shaw y Emma Frost?

Emma tiene sentimientos hacia Shaw, y él tiene sentimientos… para sus planes. Y mientras siga siendo útil para Shaw, seguirá con ella.

– ¿Cómo estás conectado políticamente Shaw en la película?

Shaw tiene muchos contactos, literalmente por todo el mapa. Trabaja con los rusos y los americanos para comenzar la Crisis de los Misiles Cubanos y la Tercera Guerra Mundial.

– ¿Qué cosa dirías que los fans deberían estar esperando ver en la película?

Es una película emocional. Si te gustan las películas de superhéroes, los grandes efectos especiales, y las sorpresas, seguro que te encantará. También te encantará si te gustan las películas sobre fuertes relaciones, amor, celos y sexo.

Finalmente, el veterano actor comenta para Los Angeles Times cómo ha sido trabajar con el director de la película, Matthew Vaughn.

No es muy suave en la forma de dirigir, por decirlo de alguna manera. Matthew se sentaría tras el monitor y gritaría algo que estaría al borde del insulto. Pero todas las veces que dijo algo, o gritó algo, daba justo en el clavo.

No es como un entrenador, no está hablando todo el tiempo. Yo podría rodar todo el día y hacer un puñado de tomas y él no diría nada. Así que no está constantemente encima de ti. Hay directores que dicen mucho porque les gusta el sonido de sus voces dirigiendo. Piensan que eso es lo que hacen los directores. Él no tiene nada de eso. No hace muchas tomas. Presta atención a las cosas. Recuerdo que una vez dijo, ‘Deja de tocarte el bigote’ y dio totalmente en clavo. Estaba comenzando a tener alguna clase de idea de villanía y no estaba siendo fiel a quién era Sebastian. Como actor, puedo apreciar eso.

Terminé realmente encantado cuando vi la película final, estoy muy orgulloso de estar en ella, demasiado, por decirlo de algún modo.