Todas las noticias del Universo Marvel

James McAvoy habla de nuevo sobre su personaje, y esta vez desvela detalles que aún no conocíamos

En una amplia entrevista con IGN, el actor escocés entra en una gran cantidad de detalles sobre su papel en X-Men: Primera Generación. Aquí os dejo unos extractos de dicha entrevista.

– ¿Está en la película la escena de lo que le pasa a tus piernas?

Sí, está. Vemos por qué no puede volver a caminar y por qué está en una silla de ruedas. Y espero que descubramos también por qué perdió su pelo. En los cómics pierde el pelo cuando descubre sus poderes. Pero obviamente esa no es el camino por el que queríamos ir en este caso.

– ¿Pensabas que ibas a tener que afeitarte la cabeza?

Sí, de hecho lo hice no hace mucho, así que cuando empezó esto tenía el pelo particularmente corto y querían que lo dejara más largo. Fue la única condición que me puso el estudio, querían que tuviese pelo. Así que tuve un montón de extensiones durante el primer mes. Pero sí, pensé que tendría que afeitarme la cabeza. Lo único malo de afeitarte la cabeza es que tienes que usar mucho maquillaje y efectos en ella para no estropear con brillos las tonalidades de la luz y esas cosas, porque básicamente si tienes la cabeza como un tipo que se la ha afeitado, no pareces un persona que realmente sea calva.

– ¿Cómo hiciste para interpretar al joven Patrick Stewart? ¿Imitas su voz?

No. Al principio, en los primeros ensayos, Matthew habló con Michael y conmigo sobre hacer una voz y la hicimos durante dos minutos, y después usamos un acento escocés que es lo que seguimos haciendo.

– ¿Hay algún tipo de triángulo amoroso que involucre a Erik o simplemente un poco de romance entre Rose y tú?

Entre Rose y yo es solo entre Rose y yo. Hay un triángulo amoroso entre Jennifer Lawrence, que interpreta a Raven, Fassbender y yo. No es exactamente un triángulo amoroso, básicamente ella es mi asistente en la película, y obviamente, en las otras películas ya no es mi asistente, de hecho es todo lo contrario a mi asistente. Así que es muy divertido ver cómo esa relación se desintegra y por qué al final se va hacia el lado oscuro.

– Esto es hacer películas a gran escala, ¿ayuda tu interpretación para trabajar en esos escenarios enormes y esos entornos gigantes hechos por el hombre?

Sí, caminar alrededor de Cerebro (el dispositivo que usa Xavier para detectar mutantes) por primera vez es muy divertido. ¿Viste a Cerebro?

– No, solo una maqueta.

Sí, es genial y grande y todo eso, aún eran finales de los 60, así que casi es baja tecnología. Baja tecnología en el sentido de que no tenían microchips ni los ordenadores estaban tan extendidos ni colgaban de todas las paredes. Hay muchas luces y carretes de películas. Fue divertido. Está muy bien pero lo raro es que en todas estas películas tienes que intentar conseguirlo, tienes que intentar destacar en un momento entre dos y tres y cuatro actores que están ahí e intentar hacer que sea vital y real tanto como sea posible, porque de lo contrario simplemente se convierte en un pequeño escenario.

– ¿Es esa escena en la que se entretienen con sus poderes?

Sí, es básicamente como la primera noche de nuestra nueva existencia mutante y todos están un poco borrachos y muestran sus poderes el uno al otro, destrozan cosas y entonces la CIA viene y dice, ‘Eh, por el amor de Dios, estáis aquí con el dinero presidencial. Tenemos trabajo que hacer’. A mi nunca me gustó la escena pero me di cuenta de que la razón por la que no me gustaba era porque es como que no debería estar en ella, y tampoco Michael. Pero a última hora nos encajaron ahí, algo por lo que estoy agradecido, porque fue una escena para el elemento de juventud. Y creo que eso ayuda a que seamos un poco más mayores que los otros, hay una dinámica real de profesor / pupilo en los ojos de Charles. No tanto en Erik pero sí en Charles, y creo que le gusta esa dinámica, creo que quiere cultivarla.